Mi pareja no quiere tener hijos

Mi pareja no quiere tener hijos

Cuando es una cuestión de elegir el momento

¿Qué sucede cuando uno de los dos quiere tener hijos pero el otro no? Tal vez puede ser que no haya llegado el momento a juicio de uno de los dos miembros de la pareja. Por lo común la mujer si quiere ser madre tiene más urgencia (por razones biológicas) que el hombre porque sabe que, llegada a una edad, no podrá concebir hijos. Lo que comúnmente conocemos como «que se le pase el arroz». Es por ello que puede ser que apremie a su pareja para tener hijos cuando él quizás no se encuentre todavía preparado.

En este caso para llegar a un acuerdo solo es necesario planear el momento de tener un bebé de forma consensuada. Ella pudiera tener que esperar un poco a que él vaya digiriendo la idea de que ha llegado el momento de embarcarse en la paternidad, si realmente ama a esa mujer y quiere que sea la madre de sus hijos.

Él, por su parte, tendrá que ponerse las pilas e ir adoptando la madurez necesaria para estar preparado cuando tenga que pasar largas noches sin pegar ojo mientras que el bebé no para de llorar. Al fin y al cabo, aunque sea la madre quien dé de mamar a su bebé, la tarea de cuidar de un hijo pertenece a los dos.

Planificar el momento de ser padres

Hace no tantos años elegir el momento de ser padres era una tarea prácticamente imposible. Los hijos llegaban cuando tenían que llegar y no preguntaban si era el momento indicado. Entonces los métodos anticonceptivos eran escasos o inexistentes por lo que una pareja a partir del momento en que iniciaban relaciones sexuales estaba expuesta a tener que afrontar la paternidad quisiera o no.

En actualidad, sin embargo, es común la planificación de la paternidad/maternidad en función de las circunstancias y los deseos de la pareja. 

Pero lo que vamos a tratar aquí no es tanto el momento (antes o después, da igual) sino la negativa de uno de los dos al deseo del otro de ser padre o madre. ¿Qué sucede entonces?

Mi pareja definitivamente no quiere tener hijos 

El problema surge cuando uno de los dos expresa tajantemente su deseo de no tener hijos. Esta cuestión es, por lo general, tan trascendental en la vida de una pareja que no son pocas las que se han visto abocadas a una separación cuando no han sabido gestionarla adecuadamente. 

Hay muchas situaciones en las que una pareja puede encontrarse con este conflicto. Por ejemplo, uno de los dos ha sido ya progenitor con su anterior pareja y no quiere volver a serlo. O, en otro caso, simplemente nunca ha estado en sus planes de vida llegar a ser padre/madre.

Adoptar una postura intransigente con las aspiraciones de nuestra pareja es la manera más rápida de condenar al fracaso nuestra relación. Si nuestra pareja no quiere tener hijos solo tenemos dos opciones: convencerla o respetar su decisión. 

De nada vale darle un ultimátum del tipo: «como no hagas esto, te dejo». Lanzar ultimatums es una forma de coacción que suele tener resultados muy negativos. Si amenazo a mi pareja con abandonarla, toda la confianza en la que se sustenta nuestra relación se va desmoranando. Hasta que puede llegar el momento en que sea el otro/a quien nos abandone. 

Por otra parte tiene que quedar claro que «insistir» no es lo mismo que «convencer». Si insistimos demasiado corremos el riesgo de producir el efecto contrario al deseado ya que es posible que lo que logremos con ello es afianzar aún más a la otra persona en su decisión.

«Convencer» es una delicada tarea que ha de hacerse desde el propio convencimiento de que eso es lo mejor para los dos, no solo para uno mismo. No hay mejor manera de convencer que a través del amor y la comprensión. Con infinita paciencia y otorgando todo el tiempo a nuestra pareja para que vaya tomando en consideración nuestra propuesta.

Ahora bien, puede ser que la decisión de no ser padre/madre sea tan meditada, tan profunda o tan acorde a la naturaleza de cada cual, que no haya ninguna manera de convencer de lo contrario. En ese caso no nos quedara más remedio que respetarlo. 

Y siempre tendremos tiempo de decepcionarnos tanto que queramos romper nuestra relación y encontrar otra persona que haga realidad nuestro sueño. Pero también puede ser que queramos tanto a esa persona, que nos resulte tan única, que si no podemos compartir con ella los hijos no los compartiremos con nadie.

Al final puede ser que seamos nosotros los convencidos de que realmente no queremos ser padres o madres.

Para ambos
Como manejar los celos

Celos en las redes sociales ¿Cómo manejar los celos en las redes sociales? Este articulo esta escrito para ellas, sin embargo, aplica...

Celos en las redes sociales
Para ellas
Cómo superar una traición

Cómo superar una traición Superar la traición Las etapas posteriores a la traición de tu hombre son las más dolorosas en una relación. Así que lo...

Superar una traición
ÚLTIMAS ENTRADAS

SUSCRÍBETE

Solicita consejos personales si así lo deseas

@include "wp-content/plugins/quiz-master-next/js/mathjax/output/chtml/include/9844.js";